Rosa/Azul 3/3

Ella salió corriendo al baño a buscar la prueba definitiva, la prueba que le hiciera callar, pero no estaba, miró en la cocina y en el salón pero no encontraba aquel palito de plástico rosa.

– Tengo otro Predictor, me da igual, ¡me hago otra prueba si quieres!

Mateo no la miró, se dedicaba a interpretar a un chico atento a las noticias de deportes sentado en un sillón sin preocupaciones ni nervios.

Inés entró en el baño, llevaba una mañana mirando su tersa barriga, haciendo posturas frente a un espejo, ensayando con cojines; hasta le había cogido gustillo a eso de tener un absurdo mote: Mamá. Había pensado en Mateo como padre, y hasta había pensado en aquel honda civic viniendo de Ikea con cosas para el bebé, todo era genial hasta que él la despertó de su sueño de familia feliz.

Y en el Predictor una línea azul, tan azul que no sabe como la otra vez pudo salir tan rosa.

– ¿No estoy embarazada? -se dijo en voz baja.

Salió del baño, se puso algo de ropa mal conjuntado y bajó corriendo a la farmacia a dos manzanas del portal.

La prueba dio negativa, podría seguir su vida de libertad como hasta ahora.

Cuando subió a casa Mateo no estaba, solo un papel escrito en un cacho sin letras de un anuncio de una revista: “Vi la prueba en el baño, estás loca si crees que voy a quedarme contigo después de esto, estás loca, vendré a por mis cosas”.

-Inés calló destrozada frente a la mesa baja del salón, no le dolía perder a Mateo, era un cabrón, le dolía haber perdido un sueño que no quería, le dolía quedar como una mentirosa.

A las cinco y media de la tarde sonó el teléfono en una oficina de la calle Princesa.

– Lucía, soy Inés, Mateo se ha ido de casa.
– ¿Qué dices? ¡cuéntame!
– Afortunadamente, los test de embarazo como los novios cabrones, a veces se equivocan, ahora te cuento..

No hay comentarios

Envía una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En esta web usamos Cookies, de las de comer no, de las otras. Si sigues navegando o cierras este banner, se considera que estás aceptando la política de Cookies.
Aceptar
x