Cumpleaños de Ani. Receta sin Thermomix

Hoy es mi cumple, YEAH! y Hectorito me ha sorprendido con esta “receta”. Le tocaba escribir la de la pasta carbonara original en Varoma Fest (juro que la publicaremos también), pero ha preferido hacer una receta especial con la combinación perfecta para que a mí me explote el corazón de amor. La dejo aquí para no perderla nunca porque no puede ser más bonito. Te quiero más que Robert Smith al eyeliner.

——-

Esta receta comenzó a cocinarse en el año 2008. Hace una eternidad, vamos. Tanto que parece increíble que siga siendo tan buena ahora, 12 años más tarde y todavía con los mismos ingredientes, sin cambiar ni uno solo. Es la receta del cumpleaños de Ani, la festividad más importante que existe en el mundo desde hace ya más de diez años.

cumpleaños-ani-receta

Creo que no hay muchas personas en el mundo que merezcan un cumpleaños que dure varios días, cuando toca, de lunes a domingo. Hay gente a quien no le gusta que le recuerden que cumple años, otros con el espíritu tan viejo que no serían capaces de mantenerse en un ambiente festivo, con su alegría, su fiesta y sus ganas de sonreír durante una semana entera; y luego está Ani. Por verla sonreír ya merecería la pena que su cumpleaños durase siempre toda la semana. Tampoco me opondría si, en un giro loco de los acontecimientos, acaba decidiendo que una semana se le pasa demasiado rápido y hay que ampliarlo a dos, tres o incluso al mes entero. Al fin y al cabo su cumpleaños es en febrero, el mes más corto de todos, así que tampoco lo vería exagerado.

cumpleaños-aniinthesky-receta

Quiero contar qué se necesita, qué me gusta y qué supone celebrar el cumpleaños de la jefecita. Un momento genial cada año, que ahora tenemos la suerte de festejar juntos de nuevo, mucho más cerca que los años anteriores, y además en la capital, en nuestra casa e invirtiendo varios de estos días en un viaje genial que haremos por Europa a partir del jueves y que estoy deseando que llegue.

Ingredientes para el cumpleaños perfecto

  • 200 gramos de entusiasmo. Es verdad que 200 gramos me parecen pocos en el caso de Ani. Su alegría contagiosa es una chispa que enciende el fuego de cada celebración que vivimos juntos. Las ganas que pone en cada cosa que hace, y que nunca decaen, hacen que me haya lanzado a muchas cosas en mi vida que, de otro modo, hubieran quedado inexploradas. Con ella a mi lado es difícil perder las ganas de empezar nuevos proyectos, complicado desalentarse por los problemas diarios si se los cuento, e imposible levantarse de la cama sin que el corazón me dé un salto cuando miro quién está durmiendo conmigo.
  • 2 rebanadas de sonrisas de molde blancas, con labios de corteza (no retirar). Esta sonrisa debería poder reproducirse en incontables unidades y que cada persona tuviera el derecho de llevarse una a casa, para no volver a sentirse nunca solo. Cómo se le abren los ojos con emoción y cómo sonríe mientras abre el regalo que tenga preparado para ella en ese cumpleaños, aunque sea una tontería, es de mis momentos favoritos de siempre. Cuando la miro y la veo feliz recuerdo cuál es mi principal propósito.
  • 60 gramos de cuidados. Nunca quiero que dejemos de darnos mimos y cuidarnos. Con una pequeña porción de 60 gramos diarios de cuidados es suficiente, porque son como una levadura de panadería. Van creciendo con nuestro calor y acaban llenando los huecos que te dejan los días malos, esos en los que nada parece salir bien. Con un abrazo y un pequeño mordisco en el cuello Ani es capaz de hacerme ver que esas otras pequeñas cosas son solo detalles sin importancia.
  • 60 gramos de atracción. No sería posible cocinar una receta así sin una dosis importante de picante. Desde el primer beso a esos labios carnosos, desde la primera vez que bajé mis manos por sus espalda y descubrí qué había bajo el abrigo, supe que nunca iba a tener suficiente de ti. Me encanta redescubrirte cada vez, notar tu tacto y tu calor, saber que quieres lo mismo que yo y cumplir tus deseos mudos, los que me transmites con los ojos y a los que yo te respondo mordiéndome el labio para decirte “por supuesto”.
  • 50 gramos de conexión inexplicable. Esta cantidad es variable. Hay veces que no somos capaces de entendernos por mucho que hablemos y otras que ni siquiera necesitamos palabras para decirnos qué queremos, con una precisión tan grande que a veces asusta un poco. El MTM debería estudiarlo el MIT, podría contratarnos para un programa militar ultrasecreto para poder pasarnos mensajes a través de las líneas enemigas, sin que nadie sospeche nada en ningún momento. Aunque, bien pensado, prefiero utilizar nuestro poder para, simplemente, decirnos qué queremos de comer y maravillarnos cuando volvemos a coincidir otra vez sin haberlo hablado antes.
  • 100 gramos de diversión. Una receta de cumpleaños es inconcebible sin diversión, podemos añadir 100 gramos pero en realidad es difícil poner un límite estando con Ani. La manera de reírnos que tenemos en un día normal se multiplica durante los cumpleaños, me encanta consentirla en las cosas más pequeñas y ella lo sabe, así que se vuelve más caprichosa solo por seguirme el juego. Es precisamente esa capacidad de convertir todo en un juego lo que hace que me lo pase tan bien con ella y la razón por la que la echo de menos terriblemente si no nos queda otro remedio que separarnos, hasta el punto de volver corriendo a besarla mientras espero el ascensor al salir de casa por las mañanas. Si por mí fuera, le daría besos de despedida hasta que llegase la hora de volver a casa.

ani-cumple-receta

Cómo preparar el cumpleaños de Ani

1 Primero hay que tenerlo todo preparado: los regalos, las velas, la tarta y una felicitación apropiada para el cumpleaños, como esta.

2 Mientras llegan las doce de la noche, es muy importante el último beso del año. Entrar en medio de un beso en el nuevo año es una tradición que lleva instaurada cinco años y que no pienso cambiar al menos hasta dentro de 90 ediciones más, a menos que piense que quizá debamos innovar un poco. Siempre quiero acabar y empezar un nuevo años besándola con los ojos cerrados.

3 Cuidados, mimos y caprichos. Hasta el término del cumpleaños, dure lo que dure. Este año será mucho más, porque vamos a estar fuera de casa juntos, así que las posibilidades de cuidados van a ser mucho mayores. Solo de pensar en esa semana me dan unas ganas enormes de adelantar el reloj y empezar a celebrar, aunque cuando ella lea esto ya estaremos en la fecha oficial. Quiero que sepa que su cumple es uno de mis días favoritos del año.

Siguiendo estos pasos, la receta de cumpleaños quedará exquisita. Para chuparse los dedos, chuparnos el uno al otro en Madrid los primeros días de la fiesta y hacer una digestión final a base de gofres y patatas fritas mientras paseamos de la mano por las calles de Bélgica. No se me ocurre un plan mejor.

cumple-ani

Cosas y trucos a tener en cuenta

  • Este año debemos aprovechar mucho más el cumpleaños, porque a partir del año que viene va durando cada vez menos, hasta que caiga en sábado y tenga una duración ridícula, de tan solo dos días. Por eso creo que debemos aprovecharlo lo más posible, así que Ani, prepárate para pedir todo lo que te apetezca.
  • Si no tienes una Ani en tu casa, no te preocupes. No hay nada que hacer. Solo hay una en todo el mundo. Me encanta ser consciente de ello y cuidarla como se lo merece una persona única y genial. Espero poder seguir haciéndolo muchos años más y poder seguir sorprendiéndote cada año. Felicidades, cariño. Te quiero.

cumpleaños-receta-ani

Desde Varoma Fest te proponemos

Hemos escuchado mil veces esta canción y creo que aún no te la había dedicado nunca en tu cumpleaños. Es sencilla y directa, y Robert dice algo que yo trato de repetirte todos los días: However far away I will always love you. However long I stay I will always love you.

 

No hay comentarios

Envía una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.