Marie Kondo, minimalismo y organización. Cómo me cambió la vida

Quienes me conozcen ya saben que hace unos años el método Marie Kondo me metió el gusanillo del minimalismo y desde entonces esa idea siempre está en mi cabeza. Vivir con menos se ha convertido en una filosofía que no siempre sigo, una es humana y el consumismo es muy poderoso, pero que siempre está conmigo.

La primera que me habló de minimalismo, o unos tintes de ello, fue Marie Kondo, como a la mayoría de los mortales. Ella hizo que esta filosofía fuera mainstream y que muchos que vivíamos rodeados de cacharros inservibles, ropa para-por-si-acaso y cosas “que no nos hacían felices”, cogiéramos las riendas de nuestros objetos y les diéramos una salida. Así llegó un método de organización que no era más que el minimalismo visto desde los ojos de Marie: menos cosas y mejor colocadas. Como este método me encantó hasta tal punto que puedo decir que cambió mi forma de ser, empecé a profundizar en el minimalismo, un concepto amplio y entendido desde diferentes perspectivas pero con una idea común: se puede vivir con menos.

El minimalismo que a mí me vale

Viendo documentales y leyendo más sobre el tema te das cuenta de cuánto te queda por recorrer y de la cantidad de grados de minimalismo que hay. Hay gente que vive con 10 prendas de ropa y la vajilla contada para su día a día. ¿Es ahí donde quiero llegar yo? No.

Mi idea de minimalismo, o lo que encaja conmigo y con mi estilo de vida, no es deshacerme de casi todo, sé que eso en el fondo tampoco me haría feliz. Mi idea es reducir mis cosas hasta tal punto que me sienta cómoda con lo que tengo y nada me perturbe visualmente, como aquí:

Con los años noto que voy siendo mejor en eso de tirar/donar, y cada vez puedo llegar a ser más purista, pero me queda mucho por recorrer y todavía no soy capaz de deshacerme de cosas que en mi fuero interno sé que deberían desaparecer. Esto me pasa, por ejemplo, con los productos de cosmética soy incapaz de ser minimalista, lo intento, sé que hago mal cada vez que me suscribo a una cajita de belleza o me compro un tónico por impulso, pero me puede.

Marie Kondo, su método y cuándo empezar

Al principio de empezar con el método Marie Kondo no sabía que lo necesitaba. Estaba acostumbrada a vivir en un poco de caos y desorden y para mí era “normal”. Di el paso porque sabía que tenía mil zarrios que tirar y quería organizar. No sabía en ese momento la revolución que iba a ser esto en mi vida.

Yo sentía mucho apego hacia mis cosas materiales. El apego hacia las cosas es algo normal pero no es del todo sano a veces. En mi caso sentía apego por un gorro de Guinness que me dieron en una fiesta de la facultad, pero a la vez, cuando lo veía diariamente encima de un armario pensaba que debía desaparecer. También tenía una chaqueta que guardaba para salir de fiesta por si me la robaban, dejaba las chaquetas nuevas en casa y sacaba una que estaba para el arrastre POR SI ME LA ROBABAN, ¿qué sentido tiene esto?. Y como estos dos ejemplos tengo mil: calcetines sin pareja desde hacía un año pero que tenía la esperanza de volver a emparejar, sartenes que se pegaban y que cada vez que hacía una tortilla me cabreaba, mantas que ya no estaban “achuchables” y que me prometía tirar siempre después de lavarlas: “la uso y la próxima vez ya no la lavo, la tiro directamente” (nunca pasaba).

Estas pequeñas cosas iban minando mi paz mental a diario y no me estaba dando cuenta, el método Marie Kondo y su minimalismo me abrieron los ojos. Si tú también tienes mucho apego por tus cosas, guardas sudaderas de tu época del colegio, tienes ropa que no te pones, sientes una mala vibra en tu ambiente por el desorden, y tienes cosas cosas de tu día a día que te molestan o que te gustaría cambiar. Es tu momento de empezar en el minimalismo.

¿Qué es el método Marie Kondo en pocas palabras?

Hablo de este método de minimalismo porque fue el que a mí me ayudó en mi inicios para empezar con esta filosofía. Creo que es una manera genial de comenzar porque está muy pautada y, ya que vas a enfrentarte a tu consumismo personal, qué mejor que hacerlo con unas directrices claras.

En mi caso, lo primero que hice fue leer los libros: La magia del orden, que es el primero, y la felicidad después del orden, el segundo. cuando los acabé tenía tantas ganas de quitar cosas de mi vida que al siguiente fin de semana me lancé sin pensarlo. En esas 48 horas, junto con Hecter, no hicimos otra cosa que lidiar con nuestras pertenencias, cada uno con las suyas, y limpiar a fondo. Al acabar, la alegría que sentí al ver desfilar unas 30 bolsas de basura delante de mí no lo puedo explicar. Para organizar mejor los productos de belleza, ya os he dicho que tengo muchos y es mi debilidad, mientras los estaba colocando fui creando mi listas de Trello de organización, ya hablé sobre ello, es muy friki pero muy, muy útil.

El método Konmari resumido

Aunque mi idea es hacer un post exclusivo del Konmari, os dejo unas pinceladas de las bases de este método de organización:

  • Las claves principales son: por una parte eliminar todo lo que no te aporte o te haga feliz, y por otra colocar lo que te quedas de tal forma que todo tenga su sitio y esté visible.
  • La ropa en el método konmari se dobla de una manera muy característica que es haciendo paquetitos, este doblado vertical no es para todo el mundo ni para todos los espacios, a mí me gusta y lo sigo pero si tu casa no tiene cajones, por ejemplo, te será más difícil.
  • Agrupa todos los objetos de la casa por categorías, da igual que estén en diferentes habitaciones o diferentes cajas, todo por montones similares. Esto es importante, la clave es ordenar por categorías y no por espacios, zonas o muebles. Las listas son: ropa, libros, papeles, komono (cosas de baño, escritorio, cables, cosas que se acumulan en general) y por último objetos sentimentales.
  • Es mejor hacerlo de una vez todo y no ir colocando o decidiendo si tirar poquito a poco, de esta manera es más efectivo.
  • Cuando tengas todo separado por categorías te darás cuenta de todo lo que tienes de esa categoría en concreto y será más fácil deshacerte de cosas. Valora cada objeto o prenda y decide si se tira, se dona o se conserva. En la foto más abajo puedes ver los montones de ropa de uno de mis marikondos: primer montón es la ropa para donar, el segundo la ropa para pensar y el tercero la ropa para guardar del cambio de armario.
  • Una vez esté todo seleccionado, limpia y coloca en un lugar único y visible lo que te quedes. Si te has animado a hacer listas de trello con tus productos, antes de colocarlos, archívalos. Pon la ropa de temporada al uso y guarda el cambio de armario. La ropa que no sepas qué hacer métela en una bolsa, si en un mes no te has puesto nada de esa bolsa, dónala entera. Y la de donar fijo, pues en una bolsa a la puerta de casa para llevarla cuanto antes a donar.

No soy una purista del método Konmari, tengo que reconocerlo, me tomo alguna licencia para que se ajuste más a mí como no tirar todo lo que debería y crear otras subcategorías, pero creo que es importante que cada uno encuentre su propio método dentro del método.

Mi vida después de Marie Kondo

A día de hoy, casi 3 años de mi primera puesta en marcha del método Marie Kondo, puedo decir que su embrujo sigue en mí. Como decía al principio, este método me cambió la vida, me abrió los ojos a un desorden que yo sentía pero que no veía. Sigo aprendiendo sobre esta filosofía de vida y puedo decir que mi cabeza piensa casi siempre en modo minimalista, aunque a veces no lo cumpla, es que es tan difícil resistirse a un marketing tan jugoso… Sigo doblando la ropa en modo vertical e intento tener todo a la vista y con un sitio fijo para cada cosa. Me desprendo de artículos porque siento menos apego e intento comprar de manera consciente, sobre todo en tema ropa ya que la sostenibilidad y el medio ambiente son amigos del minimalismo.

Mi día a día no es perfecto, pero va mejorando. Claro que sin querer acumulo cosas sin darme cuenta, más de las que me gustaría pero muchas menos que antes. Además, ahora cuando el orden se diluye y la paz visual baja, como en las imágenes más abajo, tengo tan interiorizado ciertos pensamientos y mecanismos del método Marie Kondo que le pongo solución rápido.

Si os gusta este tema y Marie Kondo también es vuestra compañera de vida, que sepáis que acaba de sacar nuevo libro: la felicidad en el trabajo. Estoy deseando leerlo. Ahora que se acercan fechas para regalar y pensar en los propósitos de año nuevo, regalar un pack de libros Marie Kondo a alguien que lo necesite es una idea genial para incentivar un cambio de mentalidad y esparcir alegría.

También te puede interesar...
Freidora de aire: freír sin aceite es posible y saludable
freidora-sin-aceite-cecotec-cecofry-aire

Hace un par de años nos compramos una freidora sin aceite (o freidora de aire) para poder comer fritos sin Leer más

Reto 465: 30 días de minimalismo
reto-465-minimalismo-30-dias-orden

Hace unos meses volvió a mí por Instagram el reto 465 para deshacerse de cosas en 30 días. Este reto Leer más

Proyector Xiaomi Mijia Mini DLP. Diseño y calidad
proyector-xiaomi-mijia-opinion

El cine ha llegado a nuestra casa después de meses queriéndolo. Hemos hecho búsquedas varias de diferentes modelos y al Leer más

Productos de Mercadona favoritos estando a dieta
productos-mercadona-dieta-saludable-adelgazar

Desde hace unos meses estoy un poco más estricta en mi dieta y Mercadona se ha convertido en proveedor oficial Leer más

No hay comentarios

Envía una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.