Ya no nos enamoramos de príncipes pedantes

princesas-disney-hipster-modernas

El tiempo en el que las chicas suspiraban por los príncipes de los cuentos it’s over. Al menos a mis 28 años, paso de príncipes y galantería propia de ciencia ficción; cambio todo eso por alguien que me quiera sin pedantería, que me haga reír y que me respete. Me sobran los formalismos de sangre azul.

Además, que alguien le diga a Disney que hay parejas homosexuales que también quieren cuentos. ¿Qué pasa con las princesas Disney que se enamoran de la hija de su madrastra? ¿Y del caballero que va a salvar a otro caballero? Viendo esto, te das cuenta de que Disney está muy lejos de la realidad.

Ya no mola que el chico te rescate de una torre a golpe de espada, preferimos que nos rescate de una tarde aburrida a golpe de espada, de otro tipo de espada. Los zapatos de tacón no los perdemos por salir corriendo antes de las 12, en tal caso, los perderíamos por llevarlos de la mano mientras vamos descalzas a casa a las 5 am. Muchas cosas han cambiado desde los años de Walt Disney.

Las Blancanieves de ahora viven con 7 tíos en un piso de estudiantes, en el que todos cocinan y limpian por igual. Nos hacemos las bellas durmientes por no ir a clase a primera y no nos liamos con una Bestia por el mero hecho de que pueda cambiar en algún momento y convertirse en príncipe. ¡Que pasamos de los príncipes de cuento! 

Ariel es un detergente, muy caro por cierto. Y lo único que queda de Pocahontas hoy en día,  es el odioso look de la cinta alrededor de la cabeza que llevan algunas para sujetarse el cerebro. Si hoy en día tienes un novio con el que viajas en una alfombra voladora, posiblemente sea porque hayáis fumado demasiada marihuana juntos, ¡qué romántico!

Los amores de Disney molan hasta que creces y te das cuenta que la realidad supera a la ficción. Los morreos le dan mil vueltas a los besos de morros congelados y pájaros alrededor con cintas de colores. Por no decir la desesperación que sería estar currándote la relación con tu pareja y que te bese al final del cuento.

Me río de las brujas, en la vida real son peores, incluso nosotras que vamos de princesas actuales, podemos llegar a ser brujas si nos tocan nuestros maromos. Todo se mezcla, no se respetan las historias.

Y menos mal que no respetamos los guiones Disney, porque si para vivir una historia de amor tengo que ser una desgraciadita toda mi vida anterior, le dan por saco.

5 Comentarios

  • Responder
    Maria Maleta Roja
    1 noviembre, 2012 at 12:08

    Bravo, bravo, bravo!

  • Responder
    Anónimo
    1 noviembre, 2012 at 12:29

    Chica que pena te han tenido q hacer mucho daño yo estaba igual y sí mira le eché la culpa a disney pero la culpa es tuya el principe llegó y me di cuenta que el amor de cuento existe y el sexo de película también y empecé a echarme la culpa a mi de sólo haber estado con idiomas

    • Responder
      Aniinthesky
      1 noviembre, 2012 at 12:40

      Creo que no has entendido el trasfondo del post. 😀
      Gracias a Dios, tengo una pareja que me respeta, con la que aprendo y me río cada día y que mejora con mucho el porno televisivo. Pero lo siento, ME SOBRAN LOS PRÍNCIPES. Esas galanterías de manual, esos formalismos de capa y caballo… No los necesito. Prefiero bailar con mi chico haciendo la cena a que me regale 12 rosas el día de San Valentín.. A eso me refiero con el post.
      Ahora mismo las princesas no buscan lo mismo que Disney, a mí me vale con alguien que me quiera y me respete igual que yo le quiero y le respeto a él, nada de feminismos ni machismos, de tú a tú.

      Enhorabuena por tu príncipe, no es fácil conseguir un buen chico 🙂
      Gracias por el comentario!!

  • Responder
    Anónimo
    3 noviembre, 2012 at 10:04

    Amén!! 😀

  • Responder
    Búsquedas en Google. Cómo llega la gente a mi blog volumen 2 « Ani in the sky with…
    12 noviembre, 2012 at 20:18

    […] os dije que no hay que fiarse de Disney, los príncipes emborrachan a las princesas y esta amiga lo sabe. De hecho, se ha levantando un […]

  • Envía una respuesta

    Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    En esta web usamos Cookies, de las de comer no, de las otras. Si sigues navegando o cierras este banner, se considera que estás aceptando la política de Cookies.
    Aceptar
    x