Problemas de hoy: ¿Qué me pongo en esta época del año?

Hoy, en problemas de la era del coolismo, los madrugones y la moda del todo vale:

¿Qué me pongo hoy que hace frío pero es verano?

que-me-pongo

La calle ya se tiñe de colores grises y el frío está llamando al portero de casa aunque todavía no es invierno, ¿Es otoño ya? ¿Hemos llegado ya al otoño? ¿y ahoraaaa? nunca he tenido claro el tema ese de las estaciones, es una asignatura pendiente como el aparcar en línea.

Tengo el caos en modo temporada otoño-invierno y 10 minutos para decidir qué me pongo. Si lo hubiera pensando anoche antes de irme a la cama… (y así todas las mañanas)

Delante de mí, un armario con ropa de verano y un día de frío, no combinan nada entre sí pero tienen que hacerlo por lo civil o lo criminal. Me armo de valor y busco esperanzada algo hasta el fondo del cajón, voy recorriendo toda mi ropa con una delicadeza propia de un Elefante puesto de Red Bull, no tengo tiempo para ser ordenada esta mañana, es más, si la ropa pudiera hablarme, no sería ni educada con ella.

La parte de abajo la tengo clara: Vaqueros. El problema viene con la parte de arriba: Tirantes+chaqueta, camiseta+jersey, camisa sola o algo con la cazadora vaquera, puede que una pashmina sea suficiente… Mmmm

-¿Y si ahora hace frío pero luego calor? – Y salgo al balcón y miro al cielo como pidiendo ayuda a algún Dios.

-Llover, no va a llover.  -Sentencio creyéndome una Maldonado de la vida. Ya han pasado más minutos de los que creía, me va a tocar maquillarme en el ascensor.

Al final opto por un modelo de chica oficinísitica formal: camisa estampada y vaquero, pero eso sí, con sandalias, me niego a dejar el verano tan rápido.

Salgo a la calle y de camino a trabajar me encuentro con una chica demostrando su coherencia con unos shorts y un pedazo de sudadera polar. Otra que está a punto de morir porque ha decidido que hoy era un día de julio de sol pleno perfecto para un vestido ibicenco, y una MILF que lleva a sus hijos al colegio con una falda corta y unas botas altas de piel (¡DE PIEL! con el calor que da eso en verano).

Y esto irá a peor, al igual que ha pasado otros años, más adelante se juntarán por las aceras las abuelillas con abrigo y las quinceañeras en pantalones cortos. Los pasos de cebra se llenarán de especímenes con plumas que competirán en miradas de reojo con chicos en manga corta. Y las chanclas y sandalias, hasta que no caiga el primer copo de nieve pasearán por donde quieran.

Creo que no soy la única que ha tenido un dilema con el qué me pongo si no hace de verano y si no sé si estoy ya en otoño. Tampoco soy la única que se niega a abrir la puerta al invierno por mucha insistencia con la que llame.

4 Comentarios

  • Responder
    Nerea
    13 septiembre, 2012 at 18:07

    Hoy en Bilbao, día lluvioso otoñal.Tras una rigurosa investigación mientras esperaba en la estación del metro, el modelo ganador ha sido: botas de goma, vestido de verano y chaqueta de entretiempo. Una prenda de cada estación. Sí señora!

    • Responder
      Aniinthesky
      13 septiembre, 2012 at 23:12

      Pues mira, porque no tengo un premio en forma de gorrito de lana, que si no te lo mandaba derechito a Bilbao para que se lo regalaras xD.

      Muchas gracias por el comentario 😀

  • Responder
    mistertoreno
    13 septiembre, 2012 at 18:56

    Confiamos en que te vestirás tan bien como has vestido el blog para el otoño 😉

    • Responder
      Aniinthesky
      13 septiembre, 2012 at 23:13

      Sabes que ambos, con cualquier cosita que nos pongamos, estamos monos 😛

    Envía una respuesta

    Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

    En esta web usamos Cookies, de las de comer no, de las otras. Si sigues navegando o cierras este banner, se considera que estás aceptando la política de Cookies.
    Aceptar
    x