Del revés

todo del reves

Todo lo suave, las curvas, el roce del flequillo, las uñas, las arrugas, los escalofríos, los pelos de punta. Los centímetros que quieras, todo lo caliente y lo poco que encuentres frío. Las caras, mis ojos curiosos, el latir descolocado que no late al son del corazón.

Palabras inconexas con mucho significado que no hacen otra cosa que conectarnos más. Hablar en bajito pero con fuerza y firmeza mientras buscamos ese lugar donde dejar la firma. Sellar entonces pactos de señoras y caballeros con tinta de sentimientos difícil de borrar.

La sábana caída, la ropa dispersa, el color carne, la marca de los dientes en el hombro con trazas de pasión en la saliva. Restos de colonia que te llevas en los dedos, que luego dejas en tu cuerpo, que luego recojo de nuevo. Todas las ganas de todo. Un ojalá tuviera más manos.; Porque con dos manos no me basta para frenarte, alejarte, quererte, acariciarte y acelerarte. Todos los impulsos, la lucha de poder, la guerra de sucesión. Todo lo que esperes pero no cuando lo esperes.

Posturas con abrazos de piernas, diferentes, esos que son del revés pero que encuentran un sentido alrededor de tu cuello. Y todo se da la vuelta, y buscas el envés de mi cuerpo para quererme al revés en vez de al derecho. Del revés y del verrés. Enredados, enrevesados, como ochos infinitos rebelándose frente a lo correcto. Una mente que me guíe y que se pierda por el todo vale.

Y que de verdad todo lo nuestro no valga la pena, valga la alegría.

1 Comentario

Envía una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

En esta web usamos Cookies, de las de comer no, de las otras. Si sigues navegando o cierras este banner, se considera que estás aceptando la política de Cookies.
Aceptar
x