Te ganaste mi primera sonrisa del año


hec y ani

Y este pedazo de beso. Gracias!

Termino como siempre, atragantado. Año tras año, las uvas parece que pueden conmigo, aunque últimamente parece que sea yo el que les gana la partida en cuanto a eso de tener suerte si no las acabo todas a tiempo. Me río de las tradiciones y…

Levanto una copa de sidra con mi familia, y poco después me siento en el sofá, mis pensamientos ya centrados en ti. Pienso en ti durante unos segundos y decido llamarte inmediatamente, a pesar de que sé que es el momento en el que todos los idiotas llaman a otros idiotas y que las redes suelen sobrecargarse.

Resulto ser un idiota más. Mis nervios de idiota pensando qué decirte,el idiota de mi móvil diciéndome que la red está ocupada, mi cara de idiota corriendo escaleras arriba, persiguiendo el olor a nena(sabes que lo serás siempre) que escapa de ese sobre azul que colocaste con maldad en mi estantería, diciéndome que no podía leerlo hasta año nuevo…y lo leo. Lo leo poco más tarde de las 12, abriendo el sobre con manos de idiota que casi lo parten por la mitad por su ansiedad, y con mi sonrisa de idiota de nuevo amenazando con mostrarse antes de tiempo.

Mis ansiosos ojos de idiota lo recorren a la velocidad que sabes que leo, así que en poco tiempo mi cerebro de idiota es capaz de recorrer las líneas varias veces, y entonces me doy cuenta de la verdad. La sonrisa de idiota, la cara de idiota, los ojos de idiota y el cerebro de idiota son para los demás idiotas enamorados. Yo, por mi parte, sé que estoy compartiendo los mejores años de mi vida con la mejor persona que he conocido, y espero que sean muchos más… Yo me ocupo 😉

No hay comentarios

Envía una respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En esta web usamos Cookies, de las de comer no, de las otras. Si sigues navegando o cierras este banner, se considera que estás aceptando la política de Cookies.
Aceptar
x